FOMENTANDO LAS ENERGÍAS RENOVABLES

D. Rafael Mendoza Yusta, profesor de Geografía e Historia de nuestro Centro, presentó recientemente en las Jornadas de Ciencias Sociales organizadas por el CEP de Córdoba una comunicación sobre el juego que él mismo ha creado y que tanto éxito está teniendo entre nuestro alumnado:

“Energy Business” es un juego sobre el mercado energético editado por el IES Medina Azahara, cuya finalidad es la de reforzar de forma amena los contenidos vistos en clase, empleando la técnica de la “gamificación” o “ludificación” en el aula. A través del mismo el alumnado interioriza de forma natural el vocabulario sobre el tema, distingue las características básicas de los recursos energéticos y toma conciencia de los problemas medioambientales que estos pueden ocasionar, tratando de reducir la contaminación y apostando por las renovables.

En este enlace toda la información:

https://blogsaverroes.juntadeandalucia.es/socialescordoba/2018/04/20/energy-business-fomentando-las-energias-renovables-mediante-la-gamificacion-en-el-aula/

¡ENHORABUENA RAFAEL!

Crónica del viaje a Lisboa

Siguiendo el camino recorrido por Cosme III y sus cortesanos en el siglo XVII, partió hacia Lisboa, la mañana del sábado 12 de mayo, la delegación cordobesa del Erasmus “Un Viaje en el Tiempo”, compuesta en esta ocasión por los profesores José Gómez y Alberto Rubio y los alumnos Sergio Ruiz, Hugo Domínguez, Julia Perales, Rocío Prats, Carlos Navarro y Angel Pérez.

Después de un alegre almuerzo en la bonita ciudad de Evora, donde tuvimos ocasión de visitar el templo romano y la catedral, con su espléndido cimborrio y su solemne claustro gótico, llegamos a Lisboa. Allí, en la animada plaza de los Restauradores, nos esperaban las familias y Saulo, uno de los profesores portugueses más implicados en el proyecto. La acogida fue muy cálida y cordial, haciendo honor a  la conocida hospitalidad y cortesía portuguesas.

La mañana del domingo, el grupo español y sus anfitriones portugueses visitaron el museo Gulbenkian, una de las mejores colecciones de arte privadas, legada a la ciudad de Lisboa por el millonario armenio y exquisito “connoisseur”, Caluste Gulbenkian. Las pinturas de Rembrandt, los relieves egipcios, los tejidos persas, las joyas de Lalique, hicieron las delicias de todos.

El lunes fuimos recibidos en la Escola Nuno Gonçalves a los sones de la orquesta de los  alumnos. Se nos agasajó con dulces y flores; recibimos la bienvenida formal de los profesores y directivos del centro y pudimos contemplar detenidamente la exposición dedicada a la estancia de Cosme III en Lisboa. Por la tarde, en la biblioteca, se desarrollaron las actividades relacionadas con las minorías sociales. A través del trabajo artístico de los alumnos, dos miembros del “Consejo Portugués para los Refugiados” hicieron reflexionar a todos sobre la fuerza de los prejuicios y la necesidad de superarlos en busca de una sociedad más justa.

El martes, todos los integrantes del proyecto nos reunimos temprano en la Plaza del Comercio. Allí subimos a lo alto del Arco de la Rua Augusta, desde donde disfrutamos de algunas bellísimas vistas de Lisboa. Después ascendimos al Castillo de San Jorge y, tras deambular durante una hora entre sus nobles muros y torres, deteniéndonos continuamente para contemplar el panorama de toda la ciudad que desde allí se domina, bajamos hacia el barrio de la Morería. Allí, profesores y alumnos compartimos un estupendo almuerzo en el comedor de la asociación “Renovar a Mouraria”, que acoge y cuida de las personas inmigrantes. Acabado éste, dos voluntarias de la asociación guiaron un paseo a través de este pintoresco barrio que, desde muy antiguo, acoge a minorías sociales y sectores desfavorecidos de la población.

El miércoles, todos los participantes nos dirigimos a pie hasta el antiguo convento Madre Deus, actual sede del Museo del Azulejo. La guía portuguesa nos ofreció una completa explicación de los distintos estilos de azulejo a lo largo de la historia y, a continuación, nuestros alumnos tuvieron ocasión de decorar y pintar un azulejo cada uno. Dos días después, cumplido el elaborado proceso de cocción, fueron recogidos por los profesores y entregados a sus autores, a modo de artístico recuerdo. Por la tarde, mientras los profesores, reunidos en la biblioteca del centro departían sobre cuestiones relativas al proyecto, los alumnos realizaban una actividad artística a cargo de Saulo, el profesor de Arte.

Al caer de la tarde, cuando los alumnos se habían retirado con sus respectivas familias de acogida, el grupo de profesores disfrutó de una cena amenizada por excelentes intérpretes de fados en el barrio de Alfama.

El jueves por la mañana, un autobús turístico nos condujo a todos a la zona de Belém. Allí vimos la famosa torre y el monumento a los descubrimientos. Pudimos visitar detenidamente el extraordinario Monasterio de los Jerónimos, gloria del arte manuelino, que causó el entusiasmo de todos por la majestuosidad de sus proporciones y el refinamiento de su decoración. Las tumbas de Luis de  Camoes, poeta nacional, Vasco de Gama, descubridor del Pacífico, y el cenotafio del joven rey Don Sebastián, de romántica memoria, atrajeron especialmente nuestra atención.

Por la tarde, visitamos otra de las escuelas pertenecientes al “Agrupamento”, la que lleva el nombre de Doña Luisa de Guzmán, reina portuguesa de origen español. Allí disfrutamos especialmente de la zona de recreo, llena de árboles, bancos y mesas de madera, como un merendero en mitad del bosque. A continuación nos dirigimos a la Iglesia de Nuestra Señora de la Peña de Francia, situada en el punto más elevado de Lisboa y uno de los lugares visitados por Cosme de Medici. En este privilegiado marco disfrutamos de un concierto ofrecido por la orquesta de alumnos del “Nuno Gonçalves, extraordinario ejemplo de integración a través de la música.

El viernes, último día de nuestro encuentro en Lisboa, los profesores y estudiantes extranjeros viajamos en autobús a Sintra, acompañados de Dora, una de las principales responsables del proyecto. Algunos de los portugueses más jovencitos se mostraron cariacontecidos y derramaron alguna lágrima al no poder acompañarnos. En Sintra disfrutamos de la belleza del lugar, cuyo entorno natural ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad y cuyas mansiones, alrededor del Palacio Real, se alzan como recuerdo de la elegancia de tiempos pasados. Visitamos la fascinante Quinta de la Regaleira, con su inmenso jardín, salpicado de pequeñas edificaciones ideadas siguiendo un programa de iniciación masónica. Subimos a una curiosa torre, descendimos a un lago artificial en el interior de una gruta y nos aventuramos por las profundidades del misterioso Pozo Iniciático, del que se dice que sólo los rectos de conciencia saben encontrar la salida. No sé si sería por esto, pero tres alumnos se extraviaron, y sólo gracias a la pericia de nuestro Sergio Ruiz, capaz de orientarse con seguridad en medio de aquel bosque, pudimos reunirnos todos de nuevo.

Camino de vuelta a Lisboa nuestro autobús recaló en el Cabo de Roca, el punto más occidental de la Península Ibérica. Descendimos para pasear un rato y tomar algunas fotos. Desgraciadamente, la grandiosa belleza del lugar quedaba empañada por el ejército de turistas pululando bulliciosamente desde los acantilados hasta el faro.

De retorno al instituto, comenzaron las despedidas entre aquellos que ya no se verían al día siguiente. Se intercambiaron abrazos y se derramaron algunas lágrimas. Unos prometían encontrarse el año que viene y otros no olvidarse nunca.

Y finalmente llegó la mañana del sábado. La delegación española volvió a reunirse en la hermosa plaza de los Restauradores, bañada como nunca en la radiante luz de Lisboa. Los padres y madres portugueses, extremadamente amables, elogiaron las cualidades de los alumnos españoles, que, a su vez se habían sentido tan bien acogidos en sus casas. Los jóvenes se abrazaron e intercambiaron promesas, regadas con sinceras lágrimas. Cuando el autobús partió definitivamente, alejándose por el puente del Veinticinco de Abril, todos sentimos que una parte de nuestro corazón se quedaba y que algún día tendríamos que volver en su busca.

 

Diario del viaje a Trabzon (Turquía)

Un grupo de alumnos y alumnas de nuestro centro han visitado Trebzon (Turquía) recientemente, dentro del Programa Erasmus+ KA2 titulado “Let’s Meet in Cultural and Spiritual Places”. Los han acompañado las profesoras Mercedes Luchena y Eva Bravo. Lo que sigue es el diario del viaje que esta última ha escrito.

Día 1: Un precioso día amanece en Córdoba en esta mañana de domingo, y mientras ultimamos los detalles del viaje guardando el cepillo de dientes en la maleta, nos replanteamos la decisión de realizar un viaje a Turquía. No es la primera vez ni será la última. ¿Qué se nos ha perdido en Turquía, en la parte oriental de Turquía? Trabzon. Una ciudad de mayoría musulmana e ideas radicales en temas religiosos. El pañuelo para la cabeza, por si tenemos que entrar en una Mezquita. ¿Hemos echado el pañuelo en la maleta? Lo comprobamos una última vez mientras volvemos a replantearnos una decisión tan arriesgada, recordando las “bromas” de los compañeros acerca de los rescates del ISIS y “dame dos besos antes de irte, por si te cambian por un camello.” Tío, al menos por dos.

Arrastramos la maleta con pocas ganas hasta el punto de encuentro, pero cuando nos reunimos todos a las nueve de la mañana ya no hay vuelta atrás. Los padres de los alumnos nos acercan al aeropuerto de Málaga y a la una de la tarde, tras pasar los pertinentes controles de seguridad, embarcamos en el avión.

Cuatro horas después, que son cinco con el cambio de hora, llegamos a Istanbul. Nos espera una escala de cerca de dos horas antes de coger el segundo vuelo. Las dos horas se convierten en tres y media, el vuelo va con retraso y nadie sabe por qué. Miramos con cierto recelo al resto de los pasajeros que esperan para embarcar. Mil kilómetros después por fin llegamos a Trabzon, rozando la media noche. Caemos rendidos en las camas sin importarnos demasiado en qué parte del mundo nos encontramos.

Día 2: Nos recogen en el hotel a las ocho y media de la mañana para llevarnos a Arsin, un pueblo a 10 kilómetros de distancia donde se encuentra el instituto con el que colaboramos en el Proyecto Erasmus+. Alumnos y profesores griegos e italianos y las dos profesoras españolas. Nuestros estudiantes son los únicos que realizan el intercambio en casa de los alumnos turcos, tanto los griegos como los italianos han preferido reservar habitaciones en el hotel. ¿Por miedo? ¿Porque los alumnos turcos no hablan bien inglés y la comunicación va a ser complicada?

Vamos dormidas, porque en el desayuno no ofrecían café. Sólo té y Nescafé preparado en agua. Necesitamos un café con leche de los de toda la vida para poder despertarnos. Dos. El Noescafé no cumple las expectativas. No me gusta el té.

En el instituto nos dan las identificaciones y nos presentan a los profesores y alumnos turcos del proyecto y al director del centro. Intercambio de regalos. Primera de las muchas fotos oficiales con el cartel del proyecto. Todas las alumnas llevan velo. Introducción a la cultura turca. Jenofonte y su obra Anábasis. La Marcha de los Diez Mil. La ruta de la seda. El kemenche, instrumento musical típico de Turquía. Los alumnos españoles se arrancan por sevillanas y, tras una ronda de bailes tradicionales de cada uno de los países, el ambiente empieza a relajarse. Nos invitan a desayunar de nuevo. Dulces típicos, agua, zumos, Noescafé y té. Pero yo necesito un chute de cafeína. En vena.

Nuestros alumnos se quejan de sus intercambios turcos. Anoche los mandaron directamente a la cama, algunos no han podido ducharse porque no hay agua caliente y pronto descubrimos que los inodoros son una modernidad más bien escasa y en casi todas partes predomina la placa turca. Los baños (turcos) serán el tema de conversación a lo largo de todo el día.

Comemos en el comedor del instituto. Todo está buenísimo.

Por la tarde damos una vuelta por Trabzon con Hakan y Semih haciendo de guías: la Mansión de Atatürk, la Mezquita principal, en donde nos invitan a entrar si nos quitamos los zapatos. No hace falta pañuelo para la cabeza. Café turco en la terraza de una típica casa otomana. Paseo por las calles de Trabzon hasta la Plaza Principal.

Todos vamos a cenar a un restaurante típico cerca de la ciudad. Pollo, mini-hamburguesas, queso fundido, revuelto de verduras, kaygana y arroz con leche de postre. Después, a la pista de baile, donde nos hacen una demostración en directo de la danza Horon, acompañada por los acordes del kemenche. Bailes típicos griegos, turcos, españoles, italianos, música disco. La Macarena. Todos acabamos sucumbiendo a los distintos ritmos mientras saboreamos un buen vaso de té.

Un día más caemos rendidos en las camas.

Día 3: Nos recogen a las nueve de la mañana para ir a visitar el Hagia Sophia, una antigua iglesia ortodoxa del siglo XIII, cuando Trabzon era la capital del imperio del mismo nombre. Luego nos dirigimos en autobús hacia Sumela, un Monasterio ortodoxo empotrado en una de las caras del Monte Melá. Por desgracia se encuentra en fase de restauración y tenemos que limitarnos a contemplarlo desde lejos. La subida en minibús por las carreteras de montaña nos conduce al borde del infarto. Los turcos no saben conducir. Nos encomendamos a la Virgen del Monasterio por si morimos en el intento.

El paisaje de montaña sólo puede calificarse de impresionante.

Almorzamos en un restaurante a la orilla del tempestuoso río que baja desde las colinas. Trucha, pollo, mini hamburguesas, queso fundido y keygana. El lugar es simplemente impresionante y el rugido del agua invita a echar una cabezada antes de continuar el viaje en autobús hasta la cueva de Karaca.

A las ocho de la tarde estamos de vuelta el Trabzon. Los alumnos españoles continúan el viaje hasta Arsin mientras que los demás nos retiramos al hotel. Uno de ellos nos comenta por whatsapp que sigue sin poder ducharse porque el técnico no ha venido a arreglar el termo.

Cenamos en un restaurante en la acera de enfrente. La carta ofrece una extensa variedad de cafés estilo europeo. Un cappuccino, por favor.

    

A continuación nos dirigimos hacia Uzungöl (Lago Largo), un ensanchamiento del río Haldizen a causa de un corrimiento de tierras, a 100 kilómetros de Trabzon, que se ha convertido en una popular atracción turística en los últimos años. La carretera, encajonada entre altas montañas con plantaciones de té en las laderas, nos deja sin aliento una vez más. Una mezquita a orillas del lago y las casas de madera terminan de conferir un aura mágica al lugar, destino de vacaciones preferido de los habitantes de Arabia Saudita. Hasta que estamos a punto de morir atropellados por alguna de las motocicletas de alquiler que recorren las orillas del lago a toda velocidad.

Día 4: Desayunamos en el hotel y después cruzamos la calle hasta la cafetería de enfrente en busca de nuestra dosis diaria de cafeína. A las ocho y media nos recoge el autobús para llevarnos a la Mansión Memisaga, una antigua casa otomana del siglo XVIII a orillas del Mar Negro en la carretera que lleva a Rize que cuenta con su propia plantación de té. Rize es uno de los principales productores de té del país, junto con las avellanas que también son típicas de la zona. Nos sentamos en la terraza a disfrutar del sol y de las vistas. Hace un día perfecto.

Los turcos no saben conducir. Los sauditas menos todavía. ¿En este país no han oído hablar de los semáforos?

Decidimos comer antes de continuar con el viaje. El mejor chicken döner que hemos probado en la vida.

Por la tarde nos llevan hasta el río Firtina, donde se pueden practicar deportes de aventura. El agua está demasiado fría para hacer rafting, pero casi todos nos atrevemos con la tirolina que atraviesa el tumultuoso río. Un gaitero ameniza la jornada y alumnos y profesores de todas las nacionalidades se unen de nuevo en un baile típico del lugar. A la vuelta los alumnos bailan la Macarena en el pasillo del autobús. De esta no salimos 😉

Una noche más, llegamos rendidos al hotel. Españoles y turcos quedan en Arsin para ver el partido del Real Madrid.

   

Día 5: Redesayuno de café en el restaurante de enfrente. Nos hemos convertido en habituales del local. Y del coffee shop del otro lado de la Plaza Atatürk.

Hoy nos quedamos en Trabzon y alrededores. Visitamos el museo de la ciudad, donde las figuras de silicona son tan realistas que nos provocan escalofríos de terror. ¿Será seguro hacerles una foto o son personas de verdad esperando a saltarnos a la yugular? Apenas si nos atrevemos a acercarnos, y mucho menos a darles la espalda.

Visitamos el Gran Bazar, con sus docenas de establecimientos donde ofrecen todos los productos típicos de la zona, esos a por los que tenemos que volver para llevarnos de recuerdo. Cazuelas para fundir el queso, juegos de vasos de té, jarros para preparar el café turco, relojes en forma de kemenche.

Comemos en un bar al lado de la playa, un merendero de los de toda la vida, y a continuación se celebra el I Campeonato Internacional de Volleyball. Primera semifinal: los italianos les ganan a los griegos. Segunda semifinal: los españoles eliminan a los turcos. En la gran final, italianos contra españoles, nos barren con facilidad. Qué malos somos. Pero a nadie parece importarle mientras nos hacemos la foto con la camiseta oficial del Proyecto y los italianos levantan el trofeo que les proclama vencedores. Paseamos por la orilla repleta de medusas muertas mientras una pareja se hace las fotos de boda. Semih empuja a Mercedes en uno de los columpios. Más alto, más alto. Somos incapaces de contener las carcajadas. La jefa nos “riñe” por la noche al ver las fotos. “¡Pero bueno! ¿A qué os dedicáis?” “¡A fomentar las relaciones internacionales!”

Tarde de compras en Trabzon. Encontramos una papelería y por menos de diez euros nos hacemos con bolígrafos y cuadernos para los próximos dos años. El dueño nos mira con cara de haber hecho el negocio del siglo, esta noche llegará a casa encantado, ni siquiera nos hemos molestado en regatear. Nosotras sentimos que le estamos estafando.

   

Día 6: Tras la tradicional visita al café de enfrente nos dirigimos de nuevo a Arsin para lidiar con todo el papeleo asociado al Proyecto. Recogida de firmas, redesayuno con las autoridades para realizar la entrega de certificados de asistencia. “Muchas gracias por todo, han sido unos días fantásticos, no tenemos palabras para describirlos. Pero ahora tendremos que ponernos una semana a dieta cuando lleguemos a casa.” Última foto oficial junto a la playa. Hakan pliega el cartel que nos ha venido acompañando durante el transcurso del viaje.

Los alumnos turcos han preparado platos típicos del país y almorzamos de nuevo en el comedor del instituto. Una vez más la comida está exquisita y rebañamos hasta la última cucharada mientras tratamos de no pensar en que es nuestro último día juntos. Apenas si nos quedan unas horas de viaje. ¿De verdad llevamos casi una semana aquí? ¡Si incluso ha habido tiempo para que surja el amor!

De nuevo nos colman de regalos. Para nosotros, para los profesores que han estado en anteriores viajes, para los que no han podido venir, para la directora. No sabemos qué hacer con tanta bolsa. ¿Cuántos cazos de café turco han comprado en el Gran Bazar? ¿Y tarros de crema de avellanas?

Aprovechamos la tarde para realizar las últimas compras y cenar juntos para despedirnos. Ha sido una experiencia increíble y nadie tiene ganas de volver a su país. Un músico toca el kemenche en la Plaza. Bebemos té en uno de los restaurantes. Los alumnos se despiden con lágrimas en los ojos e intercambian números de teléfono para añadirlos al grupo de whatsapp que han creado en común. “¿De verdad tenemos que irnos?”

Día 7: Griegos e italianos se han marchado esta mañana, pero nosotros disponemos de un día más en Trabzon y Hakan se deja la piel para tratar de entretenernos en nuestras últimas horas en la ciudad. Por la tarde disfrutamos de un café en una terraza en medio de un jardín mientras comparamos los sistemas educativos en Turquía y en España y los niños juegan al escondite a nuestro alrededor llenando el ambiente con sus risas. Durante dos días se me ha olvidado que estoy en un país musulmán y que las mujeres llevan velo. Podríamos encontrarnos en cualquier terraza en cualquier ciudad española, disfrutando del café y de la buena compañía. ¿Y nosotros teníamos miedo de venir aquí? ¿Miedo a qué? Sin duda alguna ha sido y será una de las mejores experiencias de nuestra vida, algo que no olvidaremos nunca, porque Trabzon y sus habitantes siempre tendrán un lugar especial en nuestros corazones.

Y necesitamos comprar otra maleta para poder llevarnos de vuelta a España todos los regalos de los que nos han colmado.

Turcos y españoles quedan para cenar mientras ven el partido del Trabzon.

“¿Por qué no tenéis semáforos en Trabzon?” “Sí que tenemos. Hay uno en la Plaza.”

Día 8, domingo: Semih nos recoge a las seis de la mañana para llevarnos al aeropuerto y asegurarse de que no tenemos problemas con el vuelo. Seguro que preferiría estar durmiendo, pero en ningún momento pierde la sonrisa mientras nos desea buen viaje. Los alumnos nos piden que perdamos sus pasaportes y todavía tienen lágrimas en los ojos por la última ronda de despedidas.

Nos espera un largo viaje de vuelta a Córdoba, aunque algunos no estemos muy seguros de que vayamos a volver a un lugar llamado casa. ¿De verdad que no podemos quedarnos?

Infinitos controles de seguridad antes de embarcar en los vuelos, y me veo obligada a abrir la maleta de mano una y otra vez para mostrarles el tarro de crema de avellanas de la jefa, que debe parecer una especie de amenaza al pasar por el escáner. Abre maleta, saca tarro de avellanas, muestra tarro de avellanas, cierra maleta. Ganas me dan de dejármelo olvidado. ¿Y no me lo podrían requisar o algo antes de llegar al próximo control?

Jefa, espero que te guste la crema de avellanas, porque voy a asegurarme de que no dejas ni una pizca en el fondo del tarro 😉

Día del libro 2018

El Día del libro se ha celebrado en nuestro centro con diversas actividades, impulsadas desde la biblioteca, con la colaboración del Departamento de Lengua castellana y Literatura, Filosofía y Física y Química.

El alumnado de 1º de ESO ha realizado minilibros, que se han mostrado en la biblioteca. Ha resultado premiada la alumna Elena Fernández, de 1º ESO A.

Por su parte, el alumnado de 2º de ESO ha diseñado marcapáginas, que también han sido expuestos. En esta ocasión, el jurado ha otorgado dos premios: a Manuel García, de 2º ESO B y a Andrea Povedano, de 2º ESO C.

También se ha montado una exposición con carteles titulada “Mi libro favorito”, en la que han participado distintos Departamentos. En estos carteles, realizados por el alumnado, figuran los libros preferidos por ellos e incluyen un resumen, un breve análisis del contenido, unos fragmentos de las obras, información sobre los autores y una recomendación de lectura. Para ello, se han empleado técnicas de realización de infografías.

         

Debemos destacar la actividad desarrollada por el Departamento de Física y Química, cuyo alumnado de Cultura científica de 4º de ESO, dirigido por su profesora, Beatriz Álvarez, ha leído capítulos de la obra titulada Todo es cuestión de Química… y otras maravillas de la tabla periódica, de Deborah García Bello. Los estudiantes tuvieron la oportunidad de asistir a un encuentro con la autora y formularle preguntas sobre la obra.

Cartel de Cultura Científica

Además, se han distribuido por el centro versos y frases literarias para recortar y llevar a casa.

Para el alumnado de 3º y 4º de ESO se organizó un concurso-recital de Antonio Rafael López, que tuvo mucho éxito.

Otra de las actividades ha consistido en asistir a un encuentro de Personas-Libro, celebrado el día 25 de abril, en el que los IES Zoco y Séneca han acogido al IES Fray Bartolomé de las Casas (Morón, Sevilla), IES María Inmaculada (Mairena del Alcor, Sevilla), IES Alto Guadiato (Peñarroya-Pueblonuevo), IES Medina Azahara (Córdoba), IES Florencio Pintado (Peñarroya-Pueblonuevo) y CEIP Al-Andalus de Córdoba. Cada alumno o alumna de los 160 participantes se convirtió esa mañana en un fragmento literario, que fueron recitando por los institutos mencionados, a imagen de Fahrenheit 451, la mítica novela de Ray Bradbury. La jornada supuso un día de convivencia festivo y gratificante. Nuestro instituto acudió representado por los alumnos de 1º ESO A Mª Dolores Gómez Mármol y Javier Castillo Arroyo y por los de 3º ESO B Alberto Barra Delgado, Laura Delgado Collado, Lucía García Díaz, María García Toledano, Lorena Guzmán Alcaide, Míriam Martín López y Cristina Roldán Arévalo.

   

También el alumnado del Aula específica ha elaborado su cartel sobre El Quijote, en forma de adivinanzas.

Campus de Investigación de la UCO

 Alumnado de nuestro Centro ha participado en los Campus de Investigación organizados por la UCO.

Durante una semana muchos de nuestros alumnos/as que han finalizado 1º de Bachillerato  han tenido la oportunidad de participar  en  8 proyectos científicos junto a la comunidad investigadora de la institución universitaria.

Una experiencia que motiva e impulsa la formación de nuestros estudiantes y que nuestro Centro fomenta entre su alumnado.

 

Encuestas de satisfacción

Ya están disponibles la encuestas de satisfacción. Se ruega que participen para así conocer su percepción del Centro y poder mejorar aquellos aspectos en los que sea necesario.

Se recuerda que los sectores de familias, profesorado y personal de administración y servicios pueden acceder con su DNI. El alumnado accederá mediante una clave que se le facilitará en su momento.

La dirección  web para acceder es la siguiente: http://encuestas.iesmedinaazahara.es/innova/encuestas/ .

 

Gracias por su colaboración.

Visita del cantautor Antonio López

2018-05-03-PHOTO-00000335

El día 2 de mayo los alumnos de 3º y 4º de ESO del IES Medina Azahara acudieron a un concierto-recital a cargo de Antonio López, profesor de Lengua y Literatura, poeta y cantautor. Esta actividad se encuadra dentro del programa “Escritores docentes” de la Delegación de Educación de Córdoba.

2018-05-03-PHOTO-00000336

Antonio López empezó recitando un poema llamado ”Me presento” como carta de presentación; y durante una hora estuvo alternado la lectura de algunos de sus poemas con las canciones, acompañado por un piano. Finalmente, terminó su actuación con un pasadoble dedicado a la cuidad de Córdoba.
Los alumnos habían trabajado previamente en clase de LCL tantos los poemas como las canciones. Les gustaron ambos géneros y se sintieron identificados con muchas de las letras que escucharon. Para ellos, esta visita ha supuesto un acercamiento diferente a la Literatura y a la poesía. Agradecemos a Antonio López su cercanía y las explicaciones con las que ilustró sus canciones y poemas.

2018-05-03-PHOTO-00000333

XVI MUESTRA PROVINCIAL DE POESÍA Y NARRATIVA DESDE EL AULA

2018-04-17-PHOTO-00000201

El día 17 de abril, cinco de nuestros alumnos y alumnas acudieron, como en años anteriores, a la Diputación provincial de Córdoba para leer sus poemas y relatos, que han sido publicados en un volumen, junto con los de los demás centros participantes. El acto ha sido emotivo y muy motivador para los jóvenes escritores, que fueron acompañados por la profesora del Departamento de Lengua castellana y Literatura Mª Dolores Ariza. Los alumnos y alumnas seleccionados por nuestro centro fueron Elena Fernández (1º ESO), Victoria Martínez (3º ESO), Santiago Caballero (4º ESO), Paula Prieto (1º Bachillerato) y Javier Amezcua (1º Bachillerato).

2018-04-17-PHOTO-00000175   2018-04-17-PHOTO-00000176

2018-04-17-PHOTO-00000178   2018-04-17-PHOTO-00000179

2018-04-17-PHOTO-00000177

Como es habitual, el acto fue presentado por la Diputada de Cultura, Dª Marisa Ruz, y organizado por nuestro centro, en colaboración con el IES Blas Infante. La Diputación ofrece su salón de actos y publica las obras de los alumnos y alumnas seleccionadas por los centros participantes. También entrega un lote de libros y diplomas a todos los participantes.

2018-04-17-PHOTO-00000172

Esta actividad, que se viene desarrollando desde hace 16 años, pretende fomentar la creatividad literaria del alumnado, para lo que es fundamental la labor de estímulo del profesorado y del escritor invitado, Joaquín Pérez Azaústre, que, en un alarde de síntesis y sensibilidad, comenta todos los textos de los participantes. Esperamos que estos jóvenes escritores continúen en el camino que se les abre hoy y sigan regalándonos sus poemas y relatos.